Noticia | Carrera de la mujer

ASSOCIACIÓ DE DONES CA L’AURÈLIA: la lucha contra la violencia machista

27/10/2020

La Asociación de Dones Ca l’Aurèlia ha creado un espacio de apoyo en Cataluña que permite la lucha contra la violencia machista a través de dos vertientes: el trabajo individual con las mujeres que sufren o han sufrido violencia y el trabajo asociativo y de participación social. Es una ONG sin ánimo de lucro, donde todos los servicios son gratuitos y orientados a conseguir el empoderamiento de las mujeres: ayuda psicológica individual, grupos de ayuda mutua, orientación jurídica y atención telefónica personalizada. 

Con la inscripción a la Carrera de la Mujer Virtual de Barcelona podemos hacer una donación voluntaria o comprar el dorsal 100% solidario de donación íntegra a Ca l’Aurèlia. Además, la Z Zurich Foundation duplicará las donaciones de la Marea Rosa a los proyectos solidarios de la Carrera de la Mujer, por lo que cada una de nuestras aportaciones se verán duplicadas a beneficio de esta Asociación.  

Hablamos con Silvia Bautista, psicóloga de la Associació de Dones Ca l’Aurèlia. 

-La situación actual de crisis sanitaria y los confinamientos, ¿han aumento las cifras de mujeres víctimas de violencia machista? 

Durante el confinamiento, si bien se notó una disminución de las denuncias al principio respecto al mismo periodo del año pasado, aumentaron de forma exagerada las llamadas a los servicios de atención a la mujer (que seguíamos activos e incluso se reforzaron) para pedir información sobre las situaciones de violencia. Las llamadas al 016 aumentaron un 30.7% y las consultas online al mismo un 400%. En nuestra asociación también tuvimos un aumento importante de las peticiones de ayuda.  

Un punto a tener en cuenta, es que la relación de maltrato ya existía desde antes del confinamiento, la crisis no crea maltratadores, es el machismo. La convivencia 24 horas, sin vías de escape, hace aumentar el riesgo de sufrir violencia más dura pero el maltrato psicológico ya estaba instaurado desde tiempo atrás. 

Al estar las mujeres aisladas el control de ellos sobre ellas es total, por lo que las mujeres se han encontrado totalmente atrapadas.  

-¿Cuáles son los principales miedos y obstáculos con los que se encuentra una mujer que ha sufrido malos tratos por parte de su pareja? 

Hay mucho miedo, mucha incertidumbre, la sensación de no saber dónde ir, de no tener fortaleza suficiente, mucha vergüenza por lo ocurrido… Se adquiere un sentimiento de culpabilidad, que él ha infundado, que te atrapa y te paraliza. Otro obstáculo es el no tener apoyos ni espacios donde puedan hablar de lo sucedido y no saber dónde buscarlos.  

Pero el concepto clave es la Dependencia emocional. Se combinan momentos buenos y momentos malos. La esperanza de que él cambiará… La violencia se minimiza, se justifica, se normaliza. Por eso cuesta tanto darse cuenta y salir de estas situaciones.  

Cuesta mucho denunciar y señalar al agresor, por eso necesitan espacios donde puedan ser ellas, donde puedan hablar de lo sucedido sin ser juzgadas, ni estigmatizadas.  

-De los servicios de ayuda que ahora mismo tenéis en marcha, ¿cuáles son los más demandados? 

La ayuda psicológica y la orientación jurídica.  

Para poder salir de estas situaciones es de vital importancia el acompañamiento integral. Las mujeres necesitan tener un espacio seguro, con empatía, donde no las juzguen para poder entender qué ha pasado, ponerle nombre, y empezar la recuperación en todos los sentidos. Seguidamente de una orientación a nivel jurídico para que las mujeres conozcan sus derechos ya que existen muchos procesos jurídicos vinculados como la separación o divorcio, la denuncia etc.  

-¿Pensáis que la educación es clave para frenar la violencia de género? ¿Qué más se puede hacer para conseguir reducir el número de víctimas? 

Totalmente es clave, pero ya no sólo pensar en la educación en las escuelas, que ya están están introduciendo actividades, talleres, la coeducación desde  primeras edades etc… Si no en nuestro papel como personas adultas, ¿qué les estamos enseñando a nuestros hijos e hijas? ¿Qué modelos reproducimos? La sensibilización es el primer paso, pero la toma de conciencia y la revisión de privilegios masculinos, la implicación en el cambio, detectar el sexismo en los medios de comunicación… eso ya cuesta más. La violencia está muy normalizada todavía y tenemos mucho que recorrer aún. Es necesaria una implicación real a nivel institucional.  

Creemos que es muy importante concienciarnos que hay que desmontar mitos sobre el amor y las relaciones, educar en valores, en la libertad… y sobretodo tomar partido, posicionarnos en contra. El maltratador tiene cómplices y es algo que tenemos que evitar. La sociedad no debe mirar para otro lado.  

-¿Cómo podemos ayudar las mujeres en esta lucha contra la violencia de género?  

Conociendo la labor que hacen las asociaciones de mujeres como la nuestra, leyendo, informándose… Es importante tener conciencia que la violencia machista no para, ya que vivimos en una sociedad totalmente desigual, que a todas las mujeres nos puede pasar a lo largo de nuestra vida, y que necesitamos un cambio real. Saber por qué pasa e implicarnos en la búsqueda de soluciones.   

Para erradicar la violencia, tenemos que crear esa red solidaria de empatía, de ayudarnos, de escucharnos, crear vínculos de ayuda… En este sentido, valoramos cómo el trabajo de la Carrera de la Mujer tiene una importancia increíble, por su solidaridad… cómo cientos y cientos de mujeres están ahí, todas juntas, diciendo: ¡basta al miedo!, ¡se puede!, ¡lo conseguiremos…!  

Así es, es un gran ejemplo de lucha y de coherencia.  

Más información: http://calaurelia.cat/

Patrocinadores del circuito

Colaboradores del circuito