Noticia | Carrera de la mujer

Gema Hassen-Bey: “Si te mueves tú, el mundo se mueve contigo”

16/10/2020

#retogema es un reto motivacional liderado por la atleta Gema Hassen-Bey que ha sido pionera en la esgrima paralimpica logrando la primera medalla en los Juegos de Barcelona 92 para españa y actualmente se prepara para ser la primera mujer en silla de ruedas en culminar la cima del techo de África, El Kilimanjaro, de 5.895 metros y es el proyecto beneficiario de los dorsales solidarios y donaciones de la Carrera de la Mujer Virtual de Madrid.

“El verdadero objetivo de subir el Kilimajaro es dejar un legado de estilo de vida y tecnología que permita a la gente con movilidad reducida que vive en zonas rurales y de montaña poder contar con un vehículo con el que poder gozar de mayor movilidad y autonomía”. Y eso es lo verdaderamente importante, que el #retogema con la Asociación Bey pro Action desarrolla tecnología para ayudar a mejorar la vida de las personas.

Con nuestra inscripción a la Carrera de la Mujer Virtual de Madrid podemos hacer una donación voluntaria o comprar el dorsal 100% solidario de donación íntegra a la Asociación Bey Proaction. Además, la Z Zurich Foundation duplicará las donaciones de la Marea Rosa a los proyectos solidarios de la Carrera de la Mujer, por lo que cada una de nuestras aportaciones en Madrid se verán duplicadas a beneficio del proyecto #retogema.

Gema Hassen-Bey nos cuenta más en detalle en qué punto está el proyecto en estos momentos.

-¿Cómo se encuentra el proyecto en estos momentos, en qué estáis trabajando?

Es un reto duro donde la resiliencia es un factor importante.  No consiste solamente en lograr el hito histórico de ser la primera mujer en silla de ruedas en culminar el techo de África. Es también un reto tecnológico para facilitar la movilidad en entornos, rurales y naturales para todos. Y un reto sostenible ya que nuestro compromiso es no dejar ninguna huella medioambiental, como hicimos durante el ascenso al Teide por primera vez en silla de ruedas donde únicamente dejemos huella en los mas de 150 voluntarios,  personas,  empresas e instituciones que nos acompañaron en el camino.

La planificación del proyecto es ir subiendo cimas cada vez más altas para ir testando tanto los prototipos como mi propia preparación y adecuación física a las condiciones de montaña. Es similar a la preparación olímpica dónde durante cuatro años vas realizando hitos deportivos en los campeonatos del mundo para estar listo en la gran cita de unos Juegos Olímpicos.

Ya hemos logrado el K1 en el Monte Abantos, el K2 en La Bola del Mundo y el K3 en el ascenso al Pico Teide.  Hemos resuelto el ascenso en selva y pendiente volcánica, superando hasta un 60% de desnivel en montaña. Nos queda únicamente realizar una cima en Sierra Nevada para testar la tecnología de la prenda térmica y el desarrollo del prototipo en nieve y finalmente irnos al Kilimanjaro.

-¿Quedan más cosas por hacer a nivel tecnológico y de investigación?

Trabajamos a través de la plataforma colaborativa “Diverscity” en la que personas, empresas, instituciones que quieren apoyarnos se unen y entre todos de manera solidaria alcanzamos el reto.

Yo creo en la diversidad y para mi no hay discapacidad, hay capacidades diferentes y cuando nos unimos en un proyecto común es cuando hacemos algo grande. Muchas veces el camino es tan importante como la cima.

Actualmente estamos trabajando en el desarrollo de los prototipos, una prenda térmica que autoregule la temperatura corporal ya que al no mover las piernas mi cuerpo no genera el calor suficiente para calentarlas. Esto  resolverá también el problema de autorregulación para personas con cancer que hayan pasado la quimio o personas con problemas circulatorios. Finalmente a mediante la innovación tecnologica y medioambiental del reto mejoraremos la vida de millones de personas.

Igualmente estamos en la que es ya la ultima fase del prototipo del vehículo de ascenso al Kilimanjaro que facilitará la accesibilidad en selva, montaña y nieve a las personas con movilidad reducida para las que ahora esta vetada la experiencia de movernos en entornos naturales hasta ahora inaccesibles.

-¿Tienes una fecha en el horizonte para el viaje a Kenia, para poner en marcha el final del reto?

Si todo va bien el reto podría salir en torno a los dos años. Un año para el desarrollo de la tecnología y el test de los prototipos en nieve. Y el siguiente para preparar los entrenamientos y la expedición al Kilimanjaro.

-La situación actual de alarma sanitaria, ¿está dificultando el desarrollo del proyecto?

Esta situación nos ha confinado a todos. Ha paralizado todos los sectores y también nos ha afectado a nosotros a nivel de patrocinio y financiación para el desarrollo tecnológico de los prototipos. Cuando empecé el reto pensé en cómo haría una persona en mi situación que viviese en la selva o en la montaña sin poder moverse. Ellos viven un confinamiento prolongado. Este reto que consiste en resolver que esas personas puedan salir a disfrutar de la naturaleza y reemprender sus proyectos vitales.

Gracias a las aportaciones solidarias de la Carrera de la Mujer y la reactivación de los patrocinios de las empresas que quieren acompañarnos en esta aventura Volvemos a retomar la actividad para poder seguir adelante.

-¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan hoy en día las mujeres con discapacidad que quieren hacer deporte?

Nosotras lo tenemos más difícil, partiendo de las barreas de accesibilidad para llegar a cualquier sitio. No me explico cómo en pleno siglo XXI el hombre puede llegar a la luna y a mi me cuesta ir a comprar el pan o ir a entrenar. Tenemos menos visibilidad en los medios de comunicación y nos cuesta más conseguir la financiación para gestionar nuestras carreras deportivas. Y cuándo dejamos de competir nos tenemos que reinventar porque al contrario de lo que ocurre en otras profesiones, no cotizamos y aunque sacamos todas un verdadero master en habilidades y valores muy potentes ante la vida. Nuestro contador comienza de nuevo a cero en lo que queramos emprender al finalizar nuestra carrera deportiva.

Las Barreras psicológicas son también importantes. En este pais es muy difícil para las mujeres ser deportistas pero lo esta siendo mas ser mujer emprendedora y pionera en silla de ruedas en montaña. El paternalismo social todavía vigente hace que seamos vistas como las ayudadas y no como las que podemos también impulsar proyectos que son oportunidades para todos, creando alianzas basadas en valores e intereses comunes con otras empresas e instituciones para que de manera conjunta logremos mejorar la vida de las personas.

Mi lema de vida es “Si te mueves tú, el mundo se mueve contigo” Y eso es lo que hago con este reto, empezar a moverme y crear una inercia a la que se van uniendo otros. Y es gracias a ese gran equipo como lo alcanzamos conjuntamente las cimas.

-Terminamos con tres razones por las que merezca la pena apoyar el #retogema, (¡que sabemos que merece mucho la pena!)

La razón principal es la de apoyar y unirse a un movimiento en el que gracias a la superación y el esfuerzo de un gran equipo diverso y mediante la innovación tecnológica, social y sostenible dejaremos un legado para mejorar el mundo.

Es un reto motivacional donde todos ganamos. Ya no se trata de lucir una medalla. Porque lo importante para mí no es tanto ser la mejor del mundo, como para que tipo de mundo yo quiero ser la mejor. Y levanto mi espada en las cimas para rendir honor a los valores que me han enseñado el camino en el deporte y en la vida.

Y si yo lo consigo, entonces no hay excusas, todos y todas podemos alcanzar nuestras cimas.

Ver vídeo sobre el #retogema:

Más información: http://www.gemahassenbey.es/mi-historia/

Gema Hassen-Bey: “Si te mueves tú, el mundo se mueve contigo”

Patrocinadores del circuito

Colaboradores del circuito